EL CRONUT

Spread the love

Hola hambreviajeros,

en ésta entrada vamos a unir mediante la repostería 2 ciudades separadas por un océano de distancia pero que las une un anhelo, convertirse en la mejor pastelería del mundo.

Nos referimos a la famosa Dominique Ansel Bakery.

La primera de una exitosa red de comida nació allá por el año 2011 en el barrio del Soho de la ciudad de Nueva York.

Desde allí el chef Dominique Ansel ha conseguido expandirse y abrir, ya no sólo tiendas de repostería, sino varios restaurantes en las ciudades de Nueva York, Los Ángeles y Londres.

Nuestro primer contacto con ésta marca fue allá por el año 2013 durante nuestro aniversario de boda.

A nuestros oídos había llegado el boom de una de las creaciones más importantes, sino la más conocida, de éste lugar y de su creador: el Cronut.

A éstas alturas casi todos vosotros conoceréis a que nos referimos pero sino vamos a ponerle remedio.

¿Que es un Cronut?

Ésta unión perfecta entre un Donut y un Croissant francés llamó nuestra atención desde el primer momento y no podíamos dejar pasar la oportunidad de darle un mordisco ya que estábamos en la ciudad de Nueva York.

La historia del Cronut nace como un intento de su creador por llevar el típico croissant francés de alta repostería a la calle y unirlo al éxito de algo tan conocido como el donut, todo ello motivado porque sus empleados eran muy fan de los últimos y Ansel quiso llevarlo a otro nivel.

Tras dos meses de intenso trabajo combinando recetas e ingredientes, Ansel logró en el mes de marzo de 2103 la unión perfecta: forma y textura de un donut con el sabor y la ligereza de un croissant de alta repostería, había nacido el Cronut.

Pero ahí no quedaba la cosa, cada Cronut, sería diferente cada mes del año, dando otra vuelta de tuerca a una idea que la haría aún más única y especial.

Cronut Sabor plátano y avena tostada.

El Cronut según el mes puede tener sabor a creme brulee y vainilla, crema de lima con mermelada de frambuesa y glaseado de piel de lima, crema de café espresso con ganache de toffee o de horchata con caramelo y azúcar de canela, entre otros.

Como podéis ver cada mes es una experiencia única gracias a éste fantástico postre.

La revista TIME descubrió al Cronut como el mejor invento del año 2013.

Pero ahora que la historia está escrita nos decidimos a hacer la cola interminable e intentar ser de los afortunados que podrían hacerse con 2 unidades y degustar éste postre y ver si la expectación era merecida.

Comienza la cola.


Decimos lo de las 2 unidades porque sólo se realizan 200 al día y cada persona puede comprar un máximo de 2.

Hubo unas fotos con modelos por el boom del Cronut.

Cuando llegamos la cola daba vuelta a la esquina y no sabíamos si estábamos entre los 100 primeros así que opciones reales de conseguir 2 para nosotros de momento no había.

Tras un par de horas de cola por fin veíamos la puerta de entrada y ocurrió lo peor: los cronuts se habían acabado.

Tan cerca y tan lejos.

La tristeza se apoderó de la gente que estábamos allí pero, de repente, salió otro trabajador y dijo que iban a sacar otra tanda para que llegara a más gente.

20 más dijeron, vaya alegría cuando vimos que sólo quedaban 7 personas delante de nosotros, tendríamos nuestro Cronut.

Lo malo fue sin duda para la gente que estaba poco detrás y que daba la vuelta a la esquina porque se fueron dado que no había opción de conseguir más, sin dudarlo fue la suerte de los recién casados.

Regalaban trozo de bizcocho para hacer la espera más llevadera, detallazo.

Con mucha emoción cruzamos la puerta de la bakery y solicitamos nuestro premio: “2 Cronut por favor y esa cosa que está caramelizando el chico del mostrador”.

Mucho dónde elegir pero no había duda.

Ese día y para que la experiencia fuera completa, habíamos reservado con antelación nuestra subida a la estatua de la libertad y tras ir a Liberty Island, nos los comimos a sus pies, sumando las vistas a la experiencia culinaria.

Lo más curioso de nuestra primera experiencia con el Cronut fue que hemos buscado cual fue ese sabor de ése día y no es el que nosotros comimos porque claro, ya se habían acabado y creemos que el sabor era el original, el primero que se sacó, por lo que lo hace más especial aún.

¿A qué sabe un Cronut?

Pues claramente dependiendo del sabor que os toque su sabor cambia pero nosotros hemos tenido la suerte de probar 3 sabores y estaban espectaculares.

Su textura es fantástica, esponjosa, dulce y cuando lo muerdes sientes como de su interior sale la crema que han inyectado por sus recovecos, es toda una experiencia.

¿Cual es el precio de un Cronut?

El precio de cada Cronut es de 6 dólares, unos 5 euros más o menos, para ser alta repostería no es caro en nuestra opinión porque estarás disfrutando de algo muy exclusivo.

¿Como consigo mi Cronut?

Hay varias opciones:

1- Hacer cola a primerísima hora de la mañana y tener suerte para entrar en la tienda y que haya Cronuts, además sólo podrás comprar 2 por persona.

La tienda del Soho de Nueva York abre a las 8 de la mañana pero deberás estar allí antes porque habrá gente esperando.

Durante la semana es más fácil conseguir vuestro Cronut pero el fin de semana mejor pasar a la siguiente forma.

2- Haciendo la reserva de tu Cronut a través de la página oficial, ésta es la única manera con la cual vas a tener tu premio seguro y además podrás encargar hasta 10 unidades, la familia y amigos lo agradecerán.

Las reservas se realizan cuando quedan 48 horas para el día en que los quieres recoger, así puedes planearlo bien.

Para realizar reservas sólo debes seguir éstos enlaces:

Dominic Ansel Soho Nueva York

Dominic Ansel Los Ángeles.

Dominic Ansel Londres.

Al principio os dijimos que íbamos a unir dos ciudades y eso es posible gracias a que hemos tenido la suerte de poder conocer tanto la tienda de repostería del Soho en Nueva York como la tienda del barrio de Victoria en la ciudad de Londres.

Si la tienda del Soho es algo pequeña, su bakery de Londres es amplia, con un toque muy de la city en donde poder degustar además de la gran carta de postres, con su famoso Cronut por su puesto, el Afternoon Tea tan solicitado en Londres.

La primera vez fue en el viaje que hicimos con nuestras madres y para que pudieran comer el famoso Cronut, realizamos reserva con 48 horas de antelación y así tener fijo la ocasión de probar el sabor de ese mes.

En ésta ocasión el sabor que probamos fue de Plátano y Avena Tostada, no estaba mal pero no mejor que el primero que probamos en Nueva York.

Sin embargo el año pasado a la vuelta de nuestro viaje a Islandia, teníamos parada de 24 en Londres y fuimos a tomar otro postre a la bakery, pero tuvimos la inmensa suerte que ese día en concreto aún quedaban 6 Cronuts sin vender, por lo que la tentación fue muy grande y volvimos a caer.

El sabor que probamos fue el de Palomitas y Caramelo, con coulant de caramelo casero y ganache cremoso de palomitas, estaba sencillamente espectacular, éste y el primer Cronut han sido los que más nos han gustado, tenemos suerte de haber podido comerlos sin duda alguna.

Como podéis ver somos bastante fans de ésta preciosa bakery, tanto por su decoración como por lo riquísimo de sus postres, así que es un sitio super recomendable si queréis disfrutar de deliciosas obras de arte.

Pues bien hambreviajeros, aquí se acaba ésta entrada sobre el famoso Cronut y la Dominique Ansel Bakery.

Si tenéis alguna duda más o queréis comentar cualquier cosa sobre éste u otro tema siempre estamos disponibles en hambreviajera.com@gmail.com o a través de nuestras redes sociales: Instagram o Facebook, hacer click en cualquiera de ellas para acceder a nuestros perfiles.

Nos vemos por el mundo hambreviajeros.

0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *