1ª VISITA A ROMA

Spread the love

Hola hambreviajeros,

En ésta entrada os vamos a contar cómo fue nuestra primera visita a la ciudad eterna y todo comienza con una ilusión.

Corría el año 2007 y vivíamos en Viladecans (Barcelona), los dos trabajábamos pero había mucho gasto en la casa y no es que nos sobrara el dinero.

 Aún así nos las arreglamos para ahorrar algo y emprender la idea del que sería nuestro primer destino como pareja solos, porque la típica visita para comprar toallas a Portugal ya estaba hecha con nuestras familias.

 Por un lado estaba el tema económico, había un presupuesto, también había unas fechas algo encorsetadas por el trabajo y estaba elección del destino.

 Al principio, sobretodo si no tienes claro nada porque nunca has hecho algo así antes, resulta algo abrumador porque es muchísima información de golpe, vuelos por aquí, hoteles por allá, como llegar desde el aeropuerto al hotel, etc…

Aquí el paso a paso que seguimos:

1- Gasto máximo entre el transporte y el alojamiento.

2- Días totales de los que se disponen y fechas para realizar el viaje, recordad que cuanta mayor flexibilidad, es mejor para encontrar buena relación calidad-precio tanto de medios de transporte como de alojamiento, en éste apartado eran 7 noches y el mes de julio era en el que se podía hacer, sólo tener un mes te limita los movimientos pero no es imposible.

3- Lista de lugares a los que nos gustaría ir, en éste apartado las posibilidades eran muy amplias por dos factores:
– Nunca habíamos estado juntos en ningún sitio de vacaciones anteriormente y
– Barcelona es uno de los lugares en que la oferta para viajar es súper extensa por tener el aeropuerto de El Prat y si eso no fuera, suficiente te acercas a Gerona o a Reus y allí hay mucha oferta Low-Cost, Roma fue la elegida para el primer viaje.

4- Visitar varios lugares o centrarse en uno, con 7 días claro que se pueden elegir dos lugares o más, pero mejor centrarse en uno, en ésta ocasión nos centramos en Roma (PINCHA AQUÍ PARA VER ROMA), pero una vez allí hicimos una escapada de un día a Florencia.

5- Elegir el sitio para alojarse entre los cientos que hay es un poco locura porque te surgen mil dudas, siempre hay que plantear cosas como: ¿en el centro con todo su bullicio?, ¿en la tranquilidad de los barrios más alejados?, al final elegimos un hotel que estaba justo al lado de la estación de Términi llamado Rimini, un tres estrellas que encajaba con lo que podíamos pagar y estaba bastante bien. PINCHA AQUÍ PARA VER LA RESEÑA DE TRIPADVISOR.

Bueno, una vez que la lista está terminada y parece que todo encaja pues pusimos rumbo a la ciudad eterna un 15 de Julio de 2007 y aquí comienza lo bueno de verdad:

Salimos del aeropuerto del Prat en Barcelona y el vuelo era con la compañía Vueling.

A nosotros nos encantan los aeropuertos desde niños porque te da la sensación de estar en otro mundo, siempre llenos de gente que se va y que viene, gente que espera a recibir a sus amigos y seres queridos, bares, restaurantes, tiendas, una pasada de sitio.

 

¡¡¡¡NOS VAMOS A ROMA!!!!

El vuelo fue plácido y sin incidentes, y cuando nos dimos cuenta ya estábamos en ROMA-FIUMICINO, (PINCHA AQUÍ PARA TODA LA INFO DEL AEROPUERTO) ahora tocaba coger el transporte para ir a la ciudad que se encuentra más o menos a 30 kilómetros de distancia (PINCHA AQUÍ PARA VER CÓMO LLEGAR A ROMA) y decidimos coger el tren que lleva a la estación de TÉRMINI.

El tren hizo su aparición por la ciudad y a los lados ya se divisaban las casas viejas típicas de allí, enfocamos la estación y el tren redujo su marcha para detenerse suavemente en el andén.

Nos bajamos y pudimos echar un primer vistazo a las entrañas de la estación de Términi, no es de las más bonitas que hay, pero tiene su encanto.

Las maletas pesaban una barbaridad porque a nosotros siempre nos llena de dudas el qué llevar en ellas , siempre te preguntas cosas como “da bueno pero ¿y si refresca?”, “¿llevamos demasiado calzado?”, “¿tenemos pocas camisetas?”, vamos, que dudamos de todo, pero al final siempre sale bien y sino pues se compra algo allí y ya está ¿no?

Salimos de la estación y el primer escalofrío recorrió nuestros cuerpos, ya estamos en Roma.

La llegada fue como un deja vú , esa sensación de haber estado allí antes gracias a las películas que ves por la tele y te pones aún más feliz por haber llegado

Llegamos al hotel, del cual nos enamoró la terraza que teníamos en la habitación porque era justo una de las cosas que esperas ver en tu viaje a Italia: los típicos tejados de las casas, ésas que están tan pegadas entre sí que se puede hablar perfectamente con los vecinos, tendales que cuelgan de fachada a fachada y el color rojo en todos ellos, más típico imposible, así que todos nuestros desayunos eran allí, en la terraza típica italiana saludando a la ciudad todos los días antes de conocerla un poquito más, todavía nos acordamos de esos momentos y de lo genial que estuvo, los viajes te dan esos momentos que se clavan en tu memoria y hacen que sonrías al echar la vista atrás.

DÍA 1:

 

Vamos a contar éste viaje, extendiéndonos algo más en el primer día porque fue una locura total, fruto del ímpetu y la inexperiencia supongo.

Una vez dejamos las maletas en la habitación, salimos del hotel con el plano que habíamos cogido en la manos y pusimos rumbo a la calle Largo di Santa Sussana, lugar en dónde se puede ver una obra que no es tan visitada en Roma, pero tiene una importancia capital como es EL ÉXTASIS DE SANTA TERESA, realizada por el gran escultor italiano Gian Lorenzo Bernini, que se encuentra en la iglesia de Santa María Della Vittoria.

Por el camino, las calles empedradas de Roma mantienen el encanto del pasado cuando eran el impero más grande del mundo, al cruzar sus avenidas con los coches y las motos a toda velocidad te da la idea de una ciudad que está en continuo movimiento tanto de visitantes como de los propios romanos.

Pasamos por el Obelisco di Dogali para llega a la Piazza della Repubblica y seguimos nuestro camino por la Via Vittorio Emanuele Orlando hasta que ésta se convierte en la buscada Largo di Santa Sussana.

 

PIAZZA DELLA REPUBBLICA

Una vez encontrada la puerta de entrada a la derecha se puede observar en todo su esplendor ésta fantástica obra de arte, sólo estábamos 4 personas allí a las 12 del mediodía y ver algo así con tanta tranquilidad no se paga con dinero, es gratis entrar, y verdaderamente impacta la fuerza de la luz que cae del cielo, las caras de sus protagonistas son de una técnica muy depurada, pero que decir del gran Bernini.

ÉXTASIS DE SANTA TERESA

Salimos después de una sesión fotográfica y seguimos nuestro camino, lo bueno que tiene Roma es que los lugares de interés turístico, están muy bien señalizados y las rutas son muy fáciles de seguir.

Bajamos en dirección a la Piazza Barberini y nuestra dirección no era otra que la Piazza di Spagna, la caminata estaba siendo bastante buena pero todo nos llamaba la atención.

Cuando llegamos a la plaza y vimos la escalinata a la derecha, no tenía flores, una pena no haber tenido la oportunidad de ir en primavera porque tiene que ser precioso, pero daba igual era una maravilla, llena de gente haciéndose fotos y disfrutando sentados en sus escalones.

La subimos, claro, había que observar desde arriba la Fontana della Barcaccia y la calle más exclusiva de Roma, la Via dei Condotti.

 

PIAZZA DI SPAGNA

 

FONTANA DELLA BARCACCIA

Las vistas no defraudan, todo es hermoso allá arriba, tras unas fotos bajamos y después de “intentar” ver la Fontana della Barcaccia, se puede observar en la foto cuanta gente había, nos dirigimos a la Via dei Condotti para deleitarnos con los escaparates más exclusivos de la ciudad, todas estaban allí, Cartier, Gucci, Dolce & Gabbana, es una calle prohibitiva para los humanos terrenales pero ¿pasear es gratis no?

Nos creímos millonarios por un instante y entramos en algunas de las tiendas para verlas por dentro, otra atracción más, la gente era amable y servicial, lo esperado en éste tipo de sitios creo, pero que le digan a Julia Roberts en Pretty Woman, si está de acuerdo con esto último.

Volvemos a nuestra realidad y continuamos la ruta, un cartel nos llama a gritos: “FONTANA DI TREVI”, y cómo te vas a resistir a ésa llamada, algo que has querido ver siempre con tus propios ojos toda tu vida, así que la siguiente parada estaba muy clara y hacia allí nos dirigimos.

En otros post relataremos más de ésta maravilla de la humanidad, pero de aperitivo decimos que la gente siempre te dice cosas como: “es más pequeña en persona”, “está ahí empotrada en la pared entre dos edificios” o “no es para tanto”.

Todas las opiniones son respetables pero al final son sólo eso, opiniones de otras personas y lo mejor es hacerse cada uno sus propias ideas y experiencias, la nuestra no puede ser más positiva, entramos en aquel lugar atestado de gente y nos quedamos petrificados, es una auténtica maravilla.

El mármol llama la atención nada más mirarlo, la grandiosidad de sus esculturas, los detalles en cada personaje y el agua cristalina con miles de monedas en el fondo es algo digno de ver, ¿no habéis lanzado nunca una moneda en la Fontana de Trevi? pues ya sabéis que es algo que apuntar para la visita que seguro vais a realizar, una pista: si tiras una moneda con la mano derecha por encima del hombro izquierdo, vuelves a Roma, y en nuestro caso así fue, pero eso más adelante.

FONTANA DI TREVI

Tocaba reponer algo de fuerzas tras una jornada agotadora y qué mejor forma de hacerlo sino es con un auténtico gelato italiano.

Muy cerca de la Fontana hay una gelateria, llamada Valentino, en dónde hacen unos helados riquísimos, está en la Via del Lavatore 96 y abre de 10 de la mañana a 11 de la noche, así que no os podéis ir de Roma sin probar un auténtico helado italiano y si, como seguro que es vuestro caso, habéis estado o descubrís algún otro sitio genial, podéis escribirnos y estaremos encantados de probarlo en futuras visitas.

La siguiente parada fue el Panteón, llegamos por su lado izquierdo y cuando nos pusimos delante y lo vimos fue genial, precioso, esas columnas gigantescas en su parte frontal que te invitan a entrar para seguir disfrutando del espectáculo es algo increíble.

Cuando estas dentro la magia sigue, el suelo de mármol de varios colores, que con el paso del tiempo siguen manteniendo su esplendor.

Y qué decir de la cúpula, con su entrada de luz en el centro, nos quedamos un buen rato sólo para poder ver el halo de luz infiriendo en sus rincones, pura magia.

EL PANTEÓN

Cuando ya se hacía más tarde decidimos seguir con nuestro camino, largo ya para el primer día, y nos dirigimos hacia la Piazza Navona.

Una vez allí nos impactó la cantidad de artistas que se pueden ver, toda la plaza está llena de ellos, obras de mucha calidad que pueden ser un buen souvenir para llevar de tu viaje a la ciudad eterna.

Hay unas fuentes increíbles y un imponente obelisco, que ya era el único que recogía algo de sol, porque se empezaba a hacer de noche ya.

Muchos cafes y restaurantes, de precios bastante prohibitivos por cierto, pero si hay algo que se debe hacer en Roma es COMER UN TARTUFFO EN LA PIAZZA NAVONA, busca entre todos los lugares que los preparan y elige el que más te guste, nosotros, como SIEMPRE SIEMPRE hay que dejar algo para la siguiente visita, nos dejamos la experiencia guardada en el bolsillo para la vuelta, porque hay que tener una excusa para volver a Roma, ¿o tal vez NO?

PIAZZA NAVONA
PIAZZA NAVONA

En camino otra vez con el siguiente destino en mente: el Castel Sant´Angelo.
Como ya venimos diciendo todo en todo el post, es una ciudad tan llena de arte que no es nada aburrido el paseo por ella, así que el camino nos llevó a ver el río Tiber y a el Ponte Sant´Angelo hacia su famoso castillo.

Impresionan realmente los ángeles que custodian el camino a través de él, representando cada uno de ellos los distintos momentos de la Pasión de Cristo.

A medida que te acercas a él, se erige imponente delante de tus ojos con la oscuridad llegando al cielo romano y con las luces dándole toda la majestuosidad que se puede esperar de un lugar tan icónico.

CASTEL SANT´ANGELO

ÁNGEL DEL PUENTE

Ya era de noche cuando acabamos de disfrutar del castillo así que iba siendo hora de volver a casa, pero cual fue nuestra sorpresa cuando a esas horas, más de las 11 de la noche, los servicios públicos de transporte no funcionaban muy fluidamente, bajamos a la parada del metro pero estaba ya cerrado, bueno todo apagado en realidad, porque la verja de la puerta sí se abría pero no había nadie en su interior y todo estaba a oscuras, ahora los horarios son más amplios que hace 10 años.

Nos dirigimos hacia la parada de bus más cercana y nos fuimos hasta Termini y al hotel, totalmente extasiados después de un día tan largo y bonito en Roma.

Los días sucesivos la cosa fue mucho más tranquila, nos dedicamos a disfrutar de la ciudad al ver que se caminaba tan bien por ella, así que planificamos las visitas diarias, nos fue mucho mejor y nuestros pies lo agradecieron mucho.

 

 DÍA 2:

 

El segundo día había varios destinos y empezamos por el más cercano que queríamos visitar, la Basílica di Santa Maria Maggiore y su gran escalinata, recorrimos los alrededores y el interior para empaparnos de toda su belleza y merece la pena estar allí.

SANTA MARÍA MAGGIORE

La segunda parada nos lleva a lo que todo el mundo quiere ver cuando llega a Roma, sí hablamos de grandioso COLISEO, una descomunal obra arquitectónica que aún hoy sigue estremeciendo cuando se mira y nunca podrá dejar indiferente a nadie, no se puede perder nadie la visita interior que desvela los secretos mejor guardados de las entrañas de éste estadio.

COLISEO
INTERIOR DEL COLISEO

Tras una parada para comer en un restaurante cercano y a la sombra, por que julio en Roma es muy caluroso, nos dirigimos al siguiente destino, todo ello claro disfrutando del paseo por la ciudad y de sus rincones, EL FORO ROMANO.

El foro era el centro cultural y comercial de la ciudad, aún mantiene el encanto de sus calles, y si le echamos algo de imaginación nos podemos sentir como la gente de aquella época paseando por sus zonas, con los templos erigidos a los lados, sin dudarlo es una visita más que obligada si estás en Roma.

FORO ROMANO

Después nos dirigimos al Monumento a Victor Manuel II, también conocido como el Altare della Patria, que está situado en la Piazza Venezia.

Es un monumento impresionante desde todos sus ángulos de visión, verlo desde la parte frontal es todo un espectáculo, la estatua de Victor Manuel delante, flanqueada por dos banderas italianas enormes, detrás de él arcos a los lados con columnas y encima esculturas de dos carros tirados por cuatro caballos que te dejan sin aliento, todo un espectáculo para la vista.

ALTARE DELLA PATRIA

DÍA 3:

Ése fue en el que íbamos a conocer el centro mundial de la religión católica, el famoso Vaticano.

Si tenéis claro que queréis ir os aconsejamos comprar las entradas por anticipado y así evitarnos una de las colas, PINCHA AQUÍ PARA COMPRAR ENTRADAS PARA EL VATICANO.

Entramos por la puerta y ahí estaba otra de las colas obligadas como es la de pasar por la seguridad del lugar, hay que decir que fue bastante rápido para la gente que allí nos congregábamos.

ENTRADA AL VATICANO

Una vez pasados los arcos comienza lo bueno, es un lugar fantástico, nos encantó de verdad, salas y pasillos con inmensos techos, obras de arte por todos lados, pero lo que de verdad impresiona es el poder entrar en la famosa Capilla Sixtina, grupos reducidos, sin fotos, pero ése recuerdo no se va jamás.

Es de ésos lugares que has oído hablar toda tu vida y no te defraudan al verlo con tus propios ojos, te podrías quedar horas allí disfrutando de las pinturas del techo, una pena que sólo fueran unos breves minutos.

Continuamos la visita a través del Cortile della Pigna para ver la esfera que allí se encuentra y es de foto obligada, bajamos por la escalera de Bramante, una maravilla para salir del edificio nuevamente y visitar el exterior con su Piazza San Pietro, tantas veces vista por televisión, otra maravilla sin lugar a dudas.

ESCALERA DE BRAMANTE

Pero la cosa no acaba allí, porque cuando entras al interior de la iglesia ves, aunque sea a través de una cristalera, otro hito del arte LA PIEDAD, otra maravilla renacentista del gran Miguel Ángel.
También visitamos la tumba de Juan Pablo II, lugar de peregrinación de muchas personas y la tumba de San Pedro, centro de la iglesia.

Como podéis ver el Vaticano te va a llevar casi un día entero para disfrutar de todos sus rincones, así que aprovecharlo al máximo.

 

PIAZZA SAN PIETRO
GUARDIA SUIZA DEL VATICANO

DÍA 4:

 

Al día siguiente nuestra parada fue un lugar que queríamos visitar desde hacía tiempo, todo el mundo suele ir a la Villa Adriana pero nosotros quisimos conocer uno de los lugares más bonitos del mundo que no es otro que VILLA D´ESTE, antigua residencia encargada por el cardena Hipólito II de Este y Patrimonio de la Humanidad desde 2001.

VILLA D´ESTE

La villa se encuentra en Tívoli, a las afueras de Roma y a dónde se llega fácilmente en autobús, en el día de nuestra visita, el autobús, que también para en la Villa Adriana, se encontraba lleno al principio pero acabamos prácticamente solos cuando llegamos al destino por que todo el mundo se bajaba en la citada Villa Adriana, por lo que creíamos que iba a ser un fiasco.

Nada más lejos de la realidad, todo impresiona nada más poner un pie en el interior del recinto, sus esculturas, sus jardines y sobretodo sus fuentes, todo lo que os podamos decir se queda corto porque es un lugar digno de ver y pasar unas horas recorriendo sus caminos, sintiendo el agua en la cara al pasar por una de sus fuentes, además hacía muchísimo calor así que se agradecía mucho el frescor y en nuestra visita no había mucha gente así que se disfrutó con mucha tranquilidad, apuntadlo para vuestro viaje, seguro que no os defrauda, garantía HAMBREVIAJERA.


Volvimos a Roma de nuevo tras haber cumplido otro sueño y que mejor forma que con una buena cena en el restaurante Il brillo parlante, restaurante frecuentado por romanos y que no es de turistas, dónde disfrutamos de pasta y queso italiano con un sabor espectacular, el restaurante se encuentra al lado de la Piazza del Popolo, en la Via della Fontanella 12.

Como hacía muy buena noche para pasear, decidimos bajar la cena yendo hasta la Fontana di Trevi a maravillarnos también de noche con ella, sigue sin defraudar, es un lugar mágico de verdad y toda visita es poca, así que si tenéis la oportunidad visitarla tanto de día como de noche no la dejéis escapar, con ésta parada acabamos nuestro día.

LA FONTANA DE NOCHE

 

DÍA 5:

Día elegido para hacer la visita a Florencia, de la cual ya hablaremos en otro post.

 

DÍA 6:

Con Florencia ya en la memoria retomamos Roma y estrenamos el metro, ya explicaremos en otra entrada los distintos medios de transporte en Roma.

Nos bajamos en la parada que hay en el Circo Massimo y llegamos para observar éste lugar.

Muchos sitios en Roma requieren de echarle algo de imaginación y de recuerdos de películas que hayamos visto sobre la ciudad y sus espectáculos.

Pues ésta atracción es uno de esos momentos porque a simple vista no se ve gran cosa, un espacio amplio rodeado por la carretera pero que tiene su encanto si vuelves la vista atrás y te imaginas gobernando una cuadriga romana en una de sus icónicas carreras, entonces lo ves y lo sientes, ése es un lugar con muchísima historia y lo disfrutas más.

CIRCO MASSIMO

La siguiente parada es muy conocida, sobretodo para los más cinéfilos, se trata de LA BOCCA DELLA VERITA.

¿Quién no recuerda ésta divertida escena de la película VACACIONES EN ROMA?

La iglesia en la cual se encuentra, Santa María in Cosmedin, situada en la Piazza della Bocca della Verita 18 tiene un horario de Lunes a Viernes de 9:30 a 17:50.

Entramos al recinto y nos pudimos hacer una foto con la famosa piedra, recordad no mentir si vais a meter la mano en su interior, porque os deja sin ella, ¿o es sólo una leyenda?, quien sabe, por si acaso ya sabéis.

BOCCA DELLA VERITA

La siguiente parada fueron las Termas de Caracalla, dónde te sumerges en uno de los lugares más famosos en otra época de esplendor pero que aún en la actualidad ha sido utilizado como inspiración para la construcción de la estación de Pennsylvania en Nueva York y sirven de fondo para la temporada de Ópera del Teatro dell´Opera di Roma cada verano, así que merece la pena verlo, disfrutar de sus mosaicos e imaginarse paseando por éste lugar en aquella época.
De camino al hotel se pasa por la pirámide Cestia, y nos hicimos fotos con ella.

CARTEL DE LAS TERMAS
MOSAICO
PASEO POR LAS TERMAS

DÍA 7:

 

Ya tocaba el último día en Roma de nuestra primera visita y nos fuimos hasta la Villa Borguese, uno de los parques urbanos más grandes de Europa que mezcla perfectamente naturaleza con obras de arte.
Sus templos, fuentes o la Vialle del Lago son verdaderamente preciosos y la escultura que más nos gustó fue ésta de un soldado romano y una mujer llorando en su pecho, verdaderamente preciosa.

CARTEL

Como nos sobró algo de tiempo paseamos por la ciudad y acabamos nuevamente en el Panteón para volver a disfrutar con su halo de luz entrando por el techo.

Amaneció el último día ya antes de partir hacia el aeropuerto, nos dimos una vuelta por un barrio muy conocido aquí como es el Trastevere, dónde disfrutamos de un ambiente muy romano y nos tomamos algo en una terraza para despedir, hasta la próxima vez a la ciudad eterna.

Tres años más tarde Roma fue una de las paradas de nuestro tour por Europa, pero eso es otra historia que ya contaremos.

Esperamos que os haya gustado hambreviajeros y que disfrutéis con nuestros siguientes post.

Os animamos a que nos dejéis vuestros comentarios aquí debajo, nos sigáis por redes sociales y si queréis disfrutar de ofertas a Roma PINCHAR AQUÍ y descubriréis lo fácil que es irse de viaje.

Nos vemos por el mundo hambreviajeros.

0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *